Bálsamos y aceites para el cuidado de la barba

El cuidado de la barba es una de las principales preocupaciones del hombre, dado que su vistosidad y forma en que luce son principales características de su rostro. Para atender esta necesidad existen diversos productos diseñados con el fin de proporcionar un correcto cuidado de la barba masculina, estos productos empleados para tal tarea son generalmente conocidos como bálsamos o aceites para barba.

Las funciones que ocupan estos productos son muy diversas, algunas proporcionando una mejor forma al tacto de la barba, otros ayudando en su crecimiento y abundancia, y otros empleados para mejorar la tonicidad del vello.

Los bálsamos más comunes son aquellos empleados para el crecimiento rápido y abundante del vello facial, además de que detiene problemas como la caída del vello y la debilidad en las zonas de crecimiento de vello facial, efectos que estos bálsamos son capaces de lograr gracias a sus ingredientes con efectos dilatadores en los poros.

¿De qué están hechos los bálsamos?

Los bálsamos son productos altamente potentes, con gran efectividad sobre la zona aplicada, dado sus diversos componentes activos, los cuales funcionan como selladores o dilatadores.

Entre los ingredientes de los bálsamos están los siguientes:

  • El Minoxidil: Es un producto con grandes capacidades de dilatación en cavidades, usado en un principio contra problemas hipertensivos por su efecto dilatador en venas, y empleado hoy en día en tratamientos contra la calvicie y perdida del cabello. Puede presentarse como un producto único por separado del resto de los componentes de los bálsamos, el cual es aplicado directamente sobre la capa del cuero cabelludo o la zona del vello.
  • El Noxidil: Producto extraído a partir del Minoxidil, pero con efectos específicos sobre el vello facial, que además contribuye en el rejuvenecimiento del vello desde la raíz y renueva la piel muerta en la zona de aplicación. Este producto fuerza la apertura de los folículos pilosos, dejando crecer el cabello en el bozo.
  • Los selladores: Son productos de orden sintético que poseen funciones de fijación del cabello, con el fin de dar forma y aportar tonicidad en el vello. Además, el producto estiliza y da grosor y fortaleza al vello.
  • Aceites: Los aceites son productos que provienen de elementos naturales tales como frutos o plantas, cuya función principal es hidratar, nutrir y aportar suavidad en el vello facial. Son productos que pueden presentarse de forma independiente por separado de los bálsamos para aplicarse sobre la zona de interés, o pueden estar integrados dentro de los bálsamos para aportar todos sus beneficios en un solo producto.

Lo natural también destaca

Entre los ingredientes naturales más usados para generar aceites con distintos efectos y aromas están los cocos, jojoba, cardamomo, cedro, mirra, olivo, ciprés, pino, incienso, romero, té verde, lavanda y tomillo. Por supuesto existen muchos otros, sin embargo, los anteriores citados son los más utilizados y distribuidos por la industria. Todos los ingredientes anteriores poseen propiedades que se albergan en los poros de la piel, de modo que el vello naciente se ve beneficiado, aumentando su suavidad y disminuyendo los problemas como picazón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *