Cuidados adecuados para un paciente en casa

Cuidar de un familiar, amigo o conocido quien no puede moverse libremente debido a un problema médico, accidente o algún problema de movilidad siempre resulta una tarea difícil, sobre todo a la hora de atenderlo adecuadamente.

En los casos donde el paciente no puede moverse libremente, levantarse y posicionarse de una forma cómoda sin lastimarse o comprometer más su estado, lo mejor es contar con los implementos idóneos como una silla de rueda y/o una cama hospitalaria, claro que esto no resulta una tarea económicamente fácil ya que los precios de estos equipos son muy elevados, pero afortunadamente existen empresas que se dedican al alquiler de camas hospitalarias.

¿Por qué alquilar una cama articulada u hospitalaria?

  • La principal razón por la cual se requiere alquilar una cama hospitalaria, es por la comodidad del paciente, de esta forma se evitara empeorar el cuadro clínico que presente, facilitara en gran medida el trabajo a la hora de comer o beber líquidos, así como cualquier otro esfuerzo que tenga que realizar el paciente.
  • Al pasar gran parte del tiempo acostado y con poca movilidad, comienzan a aparecer otros problemas causados por esto como: aparición de ronchas o hematomas en las extremidades por falta de circulación sanguínea adecuada, dolores articulares, lumbares y/o cervicales entre otras afecciones. Mediante una cama articulada, el paciente podrá cambiar de posición fácilmente sin lastimarse, de esta forma se reduce la aparición de los problemas mencionados

Detalles importantes al alquilar una cama hospitalaria

  • Antes de proceder con el alquiler de una cama articulada, es necesario evaluar la condición del paciente, ya que estas suelen tener distintos mecanismos que pueden facilitar el descanso tanto del paciente como de sus cuidadores.
  • Hay camas articuladas que tienen la función de poder posicionar al paciente casi sentado, mediante una doble articulación en la zona de las piernas, esto es ideal para reducir la tensión en las extremidades inferiores y el impacto del sedentarismo en las rodillas.
  • También puedes encontrar camas articuladas que tienen un motor en la base que les permite subir o bajar la altura de la misma, pudiendo posicionarse a 38 cm del piso o a 76 cm como máximo, este mecanismo es de gran ayuda para los cuidadores quienes requieren mover al paciente para realizarle pruebas, limpiezas o sencillamente para tomar un poco de aire.
  • En muchos casos se requiere de otros accesorios como barandillas de seguridad abatibles laterales, estas tienen la función de proteger al paciente de caídas durante el descanso, ya que existen condiciones que impiden al paciente mantenerse quietos durante el sueño y corren el riesgo de lastimarse y empeorar su situación con una caída.

Una cama articulada será un gran alivio tanto para el paciente como el cuidador gracias a sus múltiples funciones, jamás será un gasto innecesario cuando se quiere la pronta recuperación del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *